5 lecciones de Bob Esponja sobre la vida adulta

5 lecciones de Bob Esponja sobre la vida adulta

Bob Esponja nos da muchas lecciones de vida, en especial sobre la adultez

Sabemos que pesca medusas, pero también es explotado y tiene muchas responsabilidades

1. La explotación laboral

Bob Esponja labora de sol a sol en el Crustáceo Cascarudo, donde gana muy poco y le dan tan solo unos cuantos minutos para comer. Tampoco cuenta con todas las prestaciones y debe obedecer lo que le dice su jefe. ¿Te suena? Eso no es todo, en el siguiente episodio tuvo que hacerla de reportero, sufrir los “cambios editoriales” de Don Cangrejo y ni siquiera dormir.

2. ¡Todos somos Calamardo!

En algún momento de la adultez completamos la transformación a Calamardo y todo, absolutamente todo nos molesta. Preferimos estar solos, la buena comida y la música chida y, obviamente, odiamos nuestro trabajo.

3. Los hijos

Quizá una de las cosas más difíciles de la vida adulta es convertirse en padre o madre. Hay que chambear para darle lo mejor a la criatura, cambiar pañales, olvidarse de dormir y ni se diga algo sobre los gastos, nada más recordemos a Don Cangrejo casi sufriendo un infarto cada vez que le da dinero a su hija Perlita. Unos dicen que es “una bendición”, pero la neta es un paso muy complicado que requiere enormes cambios en la vida y mucha responsabilidad.

4. La vida actual de Sirenoman y Chico Percebe

Aunque Bob Esponja respeta a los ancianos, la situación en que se encuentran Chico Percebe y Sirenoman nos recuerda que, sin importar nuestras glorias y popularidad, podemos terminar solitos y en una casa de retiro. Ya ven que casi no se da eso del olvido a los mayores en este país. ¡Cuiden a sus mayores y no los abandonen!

5. Las responsabilidades

Debemos llegar temprano al trabajo, no podemos faltar y debemos olvidarnos de las cosas chidas que hacíamos de niños, bueno, de algunas. Recibimos como regalos cosas para la oficina o tuppers, atrás quedaron los juguetes y, a veces, hasta la comida chatarra, por aquello de las agruras y malestares estomacales. Lo bueno es que siempre podemos revelarnos.

No olvides checar nuestro contenido.

 

Un comentario en «5 lecciones de Bob Esponja sobre la vida adulta»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *