Empresario descubre que sus empleados trabajan en otro lugar y él les seguía pagando por el confinamiento

Empresario descubre que sus empleados trabajan en otro lugar y él les seguía pagando por el confinamiento

El caso de este empresario causó polémica por la actitud que tomaron los trabajadores

Debido a la pandemia de coronavirus, un empresario argentino tuvo que cerrar durante un año su negocio, sin embargo, no despidió a ninguno de sus 20 empleados y les continuó pagando su salario íntegro durante este tiempo.

Sin embargo, cuando volvió a reabrir, se enteró que 14 de sus trabajadores ya estaban laborando en otros lugares desde hace tiempo.

Fue a través de Twitter que Tito Loizeau contó su historia. Él es dueño de un bar-restaurante temático de cine llamado El Capitán, el cual volvió a operar después de que el gobierno argentino dio luz verde a que estos lugares volvieran a operar, con las respectivas medidas de seguridad.

“Después de 12 meses cerrados por la cuarentena, el gobierno decidió habilitar los cines. Así que reabrimos El Capitán. 11 meses pagando salarios de 20 personas. Ahora los convoco a trabajar y 14 de las 20 estaban laborando en otro lado. Pelotudo es poco lo que me siento!!”, compartió Tito con sus seguidores.

Para seguir pagándole a sus trabajadores, el empresario puso dinero de su bolsillo, sin tener ningún ingreso debido a la pandemia, y además recibía ayuda del gobierno.

“Por un decreto el Gobierno no nos dejó despedir ni suspender a nadie y por eso nos anotamos en el ATP que nos cubrió el 50 por ciento de los salarios, la otra mitad la pagaba yo de mi bolsillo, sin tener ningún ingreso”, explicó Tito al portal Infobae.

El restaurante no tenía ni un año en servicio cuando tuvo que cerrar por la pandemia.

“Nosotros abrimos en junio de 2019. Es un restaurante temático de cine como si fuese Hollywood de los años ´30. Está ambientado como si fuera el teatro El Capitán de Los Ángeles, donde se entregaban los premios Oscar antiguamente”, agregó.

Cuando les pidió que se presentaran de nuevo a sus puestos, les escribió por WhatsApp: “Buen día, vamos a reabrir el restaurante. Necesito que vengan así lo ponemos en condiciones”, sin embargo, casi nadie le contestó.

Por ello, Tito los contactó en privado y fue así que se enteró que 14 de ellos ya tenían otro empleo.

“Fue una decepción. Fue pensar ‘yo te banqué, no te dejé en la calle tirado y así y todo me cagaste’. Gasté dos millones y medio de sueldos durante todo el año, manteníamos un diálogo, una relación y esa fue su forma de respuesta”, dijo indignado.

La historia de este hombre causó polémica en redes sociales, donde usuarios dividieron sus opiniones: unos criticaron a los empleados por ser poco leales con su jefe, quien les procuró seguir pagando con su propio dinero, mientras que otros justificaron a los trabajadores, quienes solo buscaban una fuente de ingresos en medio de la crisis.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *