Profesor insulta a alumna durante clase en línea

Profesor insulta a alumna durante clase en línea

“Vayan a reclamar a quien les dé la gana y ojalá así me boten rápido de esa pende… de universidad”, dijo el profesor

Una clase virtual dejó al descubierto el pésimo trato que un profesor de la Universidad Central de Ecuador tenía con sus alumnos, al insultar a una de ellas por la inasistencia de una compañera.

Todo parecía ir bien en sesión de farmacología, que impartía el ginecólogo obstetra José Augusto Durán Chávez, cuando de pronto se molestó enormemente.

Su disgusto se originó por lo que calificó una “mentira” de la alumna mencionada, que en realidad sería el haber omitido que su compañera de equipo no se había conectado ni había participado en la exposición que debían presentar.

Pero recodemos que en las plataformas virtuales es posible ver quién se conecta y los rostros de los alumnos, así que el docente pudo notar la falta de la chica.

A pesar de esto, el maestro enloquece y le da tremenda regañada a la estudiante por no avisar que su compañera no estaba y cuando ella intenta decir algo, en tono normal y calmado, el sujeto enfurece aún más.

“¡Bájeme la voz, carajo!”, le grita y añade comentarios como “guambra malcriada”, “mentirosa” y “majadera”.

“¡Aprenda a respetar!”, añade y ella intenta defenderse, pero la calla.

Finalmente, el maestro le indica: “Tienen cero y vayan a reclamar a donde les dé la gana, ojalá así me boten rápido de esa pendejada de universidad”.

Las imágenes de lo ocurrido se viralizaron y ya hubo consecuencias en la Universidad, que lanzó un comunicado para condenar “categóricamente” el comportamiento de Durán Chávez.

La institución dijo que su actuar fue “intolerable” y que constituye “una falta muy grave”, ya que “agrede, humilla e insulta a una alumna”.

Tras esto, el profesor también lanzó un comunicado, donde dice que ratifica sus palabras y que si por ellas debe ir a la cárcel, irá.

Afirma que todo comenzó con una mentira y renuncia de manera “irrevocable” a su puesto en la escuela, pero ni siquiera se disculpa por su comportamiento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *