¿Qué pasó con Alizée?

¿Qué pasó con Alizée?

Alizée enamoró a toda una generación con un pescadito que se movía en un diminuto short al ritmo de “J’en Ai Marre!”

Aunque los años pasen, el nombre de la cantante Alizée sigue retumbando en el mundo de la música y en algunos programas de espectáculos franceses.

Nacida en el municipio francés de Ajaccio el 21 de agosto de 1984, era apenas una adolescente cuando causó sensación al participar en el programa de talentos “Graines de Star” en 1999.

Fue entonces que su carisma quedó al descubierto y dos años después lanzó su primer disco llamado “Gourmandises”, al que siguió “Mes Courants Électriques” en 2003, producidos por la cantante Mylène Farmer y el músico Laurent Boutonnat.

De estas producciones se desprenden éxitos como “Moi… Lolita”, cuyo video dejaba ver a una chica que cumplía con las características de la imagen sexualizada surgida a partir de la novela de Vladimir Nabokov.

Además, también destacaron “J’en ai marre!” y “J’ai pas vingt ans”, que presentó en vivo en diversos programas y dejaron boquiabiertos a todos con la imagen sexy de la joven y sus poses sugerentes.

Pero, sin duda, entre ellos el más recordado es el “movimiento del pescado” o también conocido como el “shakirazo francés” por el trabajo de caderas que implicaba.

Con tan solo 20 años, en 2004, a la cantante le entró duro el amor. Se casó con el músico Jérémy Chatelain y dejó a sus productores musicales.

Tan solo un año después los jóvenes se convirtieron en padres de Annily.

Pero la llamada “Princesa del pop francesa” no abandonó la música y en 2007 lanzó “Psychédélices”, que tuvo gran éxito en América Latina e hizo que miles de mexicanos se enamoraran de su talento.

Le siguieron los álbumes “Une Enfant Du Siècle” (2010) y “5” (2013), pero ya sin la fuerza de sus primeros trabajos y poco a poco el público dejó de sentir el mismo furor por ella.

Algunos lo han relacionado con los cambios físicos que sufrió al crecer y que la alejaron del estereotipo de “Lolita”, o sea que muchos de sus seguidores la idolatraban por lo que representaba sexualmente y no por su talento.

En un intento por seguir en el corazón del público mexicano, la intérprete participó en el reality show “La Academia”, de TV Azteca, pero pasó con más pena que gloria (y peor porque no hizo playback).

En cuanto a su vida personal, en 2011 se divorció de Jérémy Chatelain y continuó con su carrera.

Dos años después, la cantante mostró que sus dotes artísticas también incluían el baile y sorprendió a todos al coronarse en la cuarta temporada del programa “Danse avec les stars”, o sea, “Bailando con las estrellas” para los que no mascan el francés.

Durante el programa, su pareja fue Grégoire Lyonnet, con quien literalmente sacaba fuego en la pista debido a la gran conexión que había entre ambos.

Se hicieron pareja y se casaron en 2016. Además, participaron en la gira del show.

Su último trabajo discográfico fue “Blonde” de 2014, cuyo sencillo homónimo demostró la carencia de un buen autor, porque literalmente era una oda a las rubias. Lo más rescatable fue que en el video participó su hija.

Y desde entonces no ha habido mucho en la vida artística de “Lilly”, solo participó como actriz en el episodio de una serie y en 2020 la vimos como una señorona, y con vestido hasta el tobillo, en un programa de televisión.

Se trató de una emisión de “Jaka to melodia?”, donde recordó uno de sus éxitos, pero bastante alejada del clímax de su carrera y un poquito acartonada.

En la actualidad, está completamente alejada de los escenarios.

Dirige una escuela de danza en Ajaccio junto a su esposo, con quien tuvo a su segunda hija en 2019, llamada Maggy.

Ahora podemos verla con una imagen todavía juvenil y fresca, pero lejos de los chiquivestidos que usó en el pasado, con más tatuajes, el cabello largo y posando con sus hijas.

Y, aunque pase el tiempo, ella siempre será la francesita que conquistó al mundo con su enorme sonrisa y un pequeño pescadito naranja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *